Día del Médico

El 3 de diciembre se celebró el día del medico.
Esta celebración tiene lugar también en otros países de América Latina,y en Dallas Texas USA, fue la Confederación Médica Panamericana ( CMP ) la qué aconsejó que todos los 3 de Diciembre de cada año, en honor al natalicio de Carlos Juan Finley Borrés, médico científico, nacido en Camangúey, Cuba. ( 1833 – 1915 ) se celebre.

Fue él , quien confirmó la teoría sobre la propagación de la Fiebre Amarilla, allá por año 1865 comenzó a estudiarla, y esos estudios resultaron en una hipótesis, que se presentó en el año 1881, a la Academia de Ciencias de La Habana. Su trabajo se titulaba: “ El mosquito hipotéticamente considerado como agente transmisor de la F. Amarilla “, en el cual describió todas las características y hábitos del mosquito y su contagio a los seres humanos.

En ese trabajo exponía cinco casos, donde se demostraba la propagación de la enfermedad, por la picadura del mosquito, el “ Aedes Aegipty “, pero esta hipótesis inmediatamente quedó descartada. La teoría médica dominante consideraba que la F. Amarilla se transmitía por la ropa, objetos, con los que el enfermo estaba en contacto.

Pero después de casi dos décadas y un cambio de siglo, no había avances sobre la enfermedad.

Hasta que una Comisión que luchaba contra la F. amarilla llegada de Estados Unidos corroboró y comprobó que la Teoría del Dr Finlay era cierta, y es a partir de entonces, que en el año 1901 se comienza a trabajar en la Prevención y Lucha contra el mosquito Aedes Agipty, como el agente causante de la propagación de la enfermedad.

Sus estudios resultaron dominantes y con este descubrimiento se salvaron millones de vidas humanas.

En nuestro país, se celebra desde hace más de 60 años , ya que en el año 1956 el Colegio Médico de Córdoba, se adhirió a la conmemoración, de la Confederación Médica Panameña ( CMP ) y este hecho fue avalado por la Confederación Médica Argentina y el Gobierno Nacional de la República Argentina, oficializó la fecha de la Conmemoración por decreto.

Esto surge del último estudio de demografía médica del Ministerio de salud de la Nación (fecha Diciembre 2015) actualmente más de 216.000 médicos matriculados.

Clínica médica, cirugía general, pediatría, obstetricia, ginecología y neonatología eran las especialidades médicas troncales, que ocupaban las tasas más altas de especialidades médicas en Argentina, actualmente son anestesia, oftalmología, dermatología, mientras que epidemiología, genética médica y toxicología son las áreas con menor cantidad de médicos en el país, de acuerdo con el Análisis de la distribución geográfica de médicos especialistas en la República Argentina, realizado por la Escuela Andaluza de Salud Pública, financiado por el Ministerio de Salud de la Nación, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) .

El estudio que toma las 37 especialidades con mayor volúmen de profesionales, se refleja también el proceso de feminización, pues el 74 % de los residentes nacionales son mujeres.

Es un sentimiento de gratificación personal por la entrega a nuestros semejantes, teniendo en cuenta que nuestro accionar no sólo servirá para tratar o curar al enfermo, (pues existen protocolos para tal o cual enfermedad que aquejan a los mismos.)

Siempre debemos recordar, que estamos tratando con seres humanos, que tienen sentimientos y sensibilidad como nosotros, que debemos más alla de instaurar esos tratamientos, acompañarlos, mejorar su calidad de vida, tener compasión y lo más difícil, lograr la confianza y armar una fuerte empatía con ese enfermo.

Quizá este sea el blanco , el punto sensible entre el médico y el paciente, porque seguramente , sí nosotros o algún familiar seríamos los enfermos, sería esa la relación que nos gustaría tener.

Ser médico se podría decir que es una mezcla curiosa, pues nos dedicamos a lo que nos encanta, y a un ritmo vertiginoso, constante, con auto exigencia y en lo posible sin margen de error, pues el título de médico no es otra cosa que esto:

“ Una grata y a la vez dura responsabilidad, es el sacrifico de saber que tendrás que estudiar toda la vida activa y la no activa, y por esto un médico es estudiante toda su vida”.