La mamografía del siglo XXI

La incidencia de cáncer de mama ha aumentado en menores de 40 años

El cáncer de mama es la enfermedad maligna más frecuente en las mujeres de Europa y Norteamérica, y se ha observado en los últimos años un aumento de su incidencia en menores de 40 años. Constituye un problema sociosanitario que produce gran preocupación en la población general y en la comunidad científica.

Gracias a los avances en radiología, especialmente en la mamografía, es posible detectar lesiones precancerosas y malignas en su manifestación más temprana, lo que ha conseguido mejorar el pronóstico de la enfermedad y reducir la mortalidad por cáncer de mama.

Las revisiones rutinarias mediante mamografía de cribado o screening en mujeres asintomáticas permiten adelantarnos en el tiempo y hacer diagnósticos más tempranos, antes de que la paciente se palpe la lesión. La mamografía ha experimentado un gran cambio en los últimos veinte años, siendo una prueba cada vez más precisa y evolucionada. Los cambios tecnológicos más importantes son la incorporación de la mamografía digital, la tomosíntesis y la mamografía con contraste.

Radiología «milimétrica» contr el cáncer de mama

Tratamiento del cáncer de mama

• Mamografía Digital. Permite aumentar la capacidad de resolución de la imagen, manipulación y almacenamiento de la misma. Sería equiparable a la fotografía digital.
• Tomosíntesis. Consiste en realizar en un mismo tiempo, además de la mamografía normal, cortes tomográficos de la mama, como un scanner de cortes muy finos de 1 mm de espesor que permite evitar la superposición de tejidos, como una mamografía en 3D que resulta especialmente útil en mamas densas.
 Mamografía con Contraste. Esta mejora consiste en inyectar a la paciente un contraste yodado para posteriormente realizar la mamografía. Ese contraste será captado por los tumores mamarios y será representado en la imagen como una bombilla encendida en una habitación oscura. Permite un incremento en la sensibilidad y especificidad de la prueba. Ésta podrá sustituir en ciertos casos a la Resonancia Magnética. Podemos decir que la mamografía de hoy, del siglo XXI, es una técnica eficaz, moderna y muy  completa al disponer de funcionalidades como ‘La Tomosíntesis’ y ‘El Contraste’. Realizada de forma periódica permite detectar tempranamente el cáncer de mama y ayuda a curarlo en la mayoría de los casos.

Autor Artículo: Dr. Alejandro Tejerina Bernal – Radiología en Madrid