Mitos en la salud mental

Algunos de los términos que hoy día se emplean mal son “depre”, “terapear” y “bipolar”. Hace varios años se empleaba la palabra “depre”, como sinónimo de depresión, siendo que ésta es una enfermedad tan grave que puede llevar a una persona a tener un deterioro en todas las áreas importantes de su vida e incluso, concluir en la muerte por suicidio; el mismo termino se usaba en forma indiscriminada para una tristeza pasajera.

Las madres o familiares de pacientes con trastornos de conducta o personalidad son muy de utilizar la frase “ya lo terapee”, ya que tienen la creencia que el platicar, cuestionar o regañar a alguien resultará ser un tratamiento.

La palabra “bipolar” se escucha frecuentemente de manera errónea; tan solo porque alguien cambia de opinión o estado de ánimo ya le definen como bipolar, sin embargo, el Trastorno Bipolar es una enfermedad real, tan relevante como la depresión y tan grave que representa una entidad crónica. Ésta puede ser degenerativa en cuanto al deterioro que va generando a través de los años a pesar del tratamiento. La característica principal es la fluctuación del estado de ánimo, de lo más depresivo, al estado de mayor exaltación o irritabilidad, acompañado de otros síntomas que impactan en el contenido del pensamiento y/o en la conducta.

En cuanto a los mitos, es curioso como aún algunas personas consideran “normales” situaciones como el que los niños en edad pre- escolar o escolar sean inquietos, tengan dificultad para mantener la atención y la concentración, se distraigan con facilidad, sean impulsivos y molesten a otros compañeros o a los maestros, cuando pudieran estar cursando con un Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad.

Considerar que algunas alteraciones de conducta o del afecto (tristeza o irritabilidad, desgano, apatía, pesimismo, alteraciones del sueño o del apetito), se justifiquen en los adolescentes por el solo hecho de serlo, cuando pudiera tratarse de un cuadro de depresión o un trastorno de ansiedad.

Asimismo, es un error creer que es “normal” que personas mayores de 65 años tengan fallas de memoria, porque “ya están grandes”; siendo que las alteraciones de memoria no son normales, y pudieran ser parte de un Trastorno neuro- cognitivo, antes llamado demencia senil.

Lo que implica este tipo de ideas, es un gran desconocimiento de lo que es la salud mental, por tanto, la tarea de dar difusión a lo que realmente es la enfermedad psiquiátrica es esencial, no solo para desmitificarla sino para que, personas que sufren un verdadero trastorno, busquen y reciban ayuda apropiada,  y, al mismo tiempo, acabar con el estigma de padecer enfermedades tales como: Depresión, Ansiedad, Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad, Trastornos asociados al consumo de sustancias tóxicas, Trastornos Neuro- cognitivos o Esquizofrenia.

Autor Artículo: Dr. Ricardo Arellano Romero – Psiquiatría en Guanajuato, México.