Degeneración Macular, ¿Cómo afecta la DMAE a tu vista?

Con el paso de los años gran parte de nuestros órganos se van deteriorando, entre ellos la vista. Sí te encuentras entre los 60 años de edad, tienes visión borrosa, se te dificulta leer, checa esto.

También la DMAE es frecuente en personas mayores

¿Qué es la DMAE?

La degeneración macular asociada con la edad también conocida por su abreviatura DMAE es una enfermedad que afectaprincipalmente a personas mayores de 60 años de edad. Aquellas con antecedentes familiaresobesidadtabaquismohipertensión y que lleven una dieta alta en grasas son más propensas a padecerla.

Este padecimiento consiste en el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos que están debajo de la mácula la cual es la parte central de la retina y brinda la estructura de la visión central.

Si no se atiende este padecimiento a tiempo con un especialista en Oftalmología, los vasos pueden llegar a sangrar y dañar las células sensibles a la luz causando daños irreversibles.No se tiene claro el por qué se produce este padecimiento, sin embargo, se estima que es debido a una combinación de factores congénitos y ambientales.

Tipos y síntomas

Para poder detectar este padecimiento el síntoma más común es la perdida progresiva de la visión, la cual puede tardar varios meses o años en presenciarse. En el caso de la DMAE húmeda inicia súbitamente con visión distorsionada que provoca que objetos rectos se visualicen ondulados. También suelen presentarse episodios de visión borrosa, percepción de manchas flotantesdificultad para leer o reconocer facciones, entre otros.

Existen dos tipos de degeneración macular y se diferencian de la siguiente manera:

Degeneración Macular Degenerativa o Atrófica: También es conocida como “seca”, es benigna, puede tardar varios años en evolucionar y la pérdida de visión es moderada.

Degeneración Exudativa: es llamada “húmeda” y su proceso de evolución en más rápido y crónico, si no se atiende a tiempo puede provocar pérdida de visión profunda.

¿Cómo tratarla?

La DMAE seca se trata mediante complementos vitamínicos específicos que suelen incluir pigmentos maculares como luteína y zeaxantina, además de medidas generales como dejar de fumar modificaciones a la dieta. La DMAE húmeda se trata mediante terapia fotodinámica (TFD) o medicamentos antiangiogénicos. En la TFD se inyecta un medicamento intravenoso (verteporfina) que viaja hasta la retina al tiempo que es activado mediante un láser.

Pero la mejor opción hoy en día son los antiangiogénicos, que son sustancias producto de bioingeniería avanzada, que se inyectan directamente en el ojo y resultan en una regresión de los vasos sanguíneos anormales, logrando así una definitiva mejoría y preservación de la visión.

Autor Artículo: Dr. Alfonso Dupinet Sánchez – Oftalmología en Yucatán, México.