Cirugía de columna vertebral: Convencional vs mínimamente invasiva

Actualmente para la cirugía de columna vertebral se utilizan nuevas tecnologías y técnicas mínimamente invasivas, que han hecho que este tipo de intervenciones sean las más seguras en su área.

Cirugía convencional

La cirugía de columna convencional requiere de grandes incisiones en la espalda, ya que los músculos se cortan y se separan temporalmente para permitir el acceso a la zona. Esto provoca grandes cicatrices y deja amplias áreas musculares sin inervación y desvascularizadas, lo que hace que esos músculos se atrofien, al menos en parte y que no vuelvan a funcionar como antes. Por otro lado, los riesgos son altos como la pérdida de sangre y que no se puede aplicar a personas de edad avanzada o con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, etc.

Nueva técnica

La cirugía de columna mínimamente invasiva surge como nueva alternativa terapéutica para el tratamiento de afecciones quirúrgicas compitiendo con la cirugía convencional, cuyo uso se ha reducido en un buen número de intervenciones. Estos desarrollos están produciendo importantes impactos tanto en centros hospitalarios como en cirujanos y pacientes. Se trata de un concepto global que enmarca hoy en día a casi todas las disciplinas médicas (cirugía torácica, cirugía pediátrica, ginecología, urología, traumatología, neurocirugía, cirugía de columna, etc.). A través de estas técnicas mínimamente invasivas y con ayuda de un microscopio y/o un endoscopio, se puede realizar la mayoría de los procedimientos quirúrgicos convencionales.

En el caso de las fijaciones vertebrales que requieren la colocación de tornillos hacia las vértebras, las técnicas mínimamente invasivas asistidas con neuronavegador, se han convertido en la técnica de elección para aumentar la precisión en la colocación de estos tornillos, eliminar la radiación y disminuir complicaciones.

Las técnicas mínimamente invasivas aplicadas a la cirugía de columna vertebral, se perfilan como el futuro de esta especialidad por el gran beneficio que supone para el paciente: es más segura, tiene menos complicaciones y conlleva un menor tiempo de recuperación.

En los pacientes de edad avanzada con enfermedades degenerativas (hipertensión arterial, diabetes, cardiopatías, enfermedades pulmonares crónicas, etc.), los abordajes mínimamente invasivos pueden permitir que sean intervenidos, ya que una cirugía convencional suele estar contraindicada o significar graves riesgos.

Tecnología aplicada a la salud

¿Sabías qué gracias a la asistencia del neuronavegador se pueden preservar las estructuras delicadas que componen la columna? Por su mayor precisión y facilidad para reconocer la imagen diagnóstica en 3D y fusionarla con la realidad anatómica, “el cirujano puede ver las vértebras en los tres planos y su combinación con la tomografía intraoperatoria se reduce la exposición del paciente a la radiación a menos de un 25% respecto de la técnica convencional y en el caso del personal médico la reduce prácticamente a cero”.

En principio, cualquier enfermedad que afecte la columna vertebral, es susceptible de tratarse mediante estas técnicas mínimamente invasivas. Dentro de las más comunes se encuentran: la hernia de disco lumbar, hernia discal cervical, el conducto lumbar o cervical estrecho, la espondilolistesis lumbar, fracturas vertebrales por osteoporosis, fracturas vertebrales traumáticas, escoliosis degenerativa del adulto e incluso algunos tumores.

Beneficios de la cirugía mínimamente invasiva

Menor sangrado intraoperatorio, lo cual disminuye los riesgos de una transfusión sanguíneo

Menores complicaciones en las heridas, ya que éstas tienen diámetros menores, cicatrizan rápidamente y rara vez presentan complicaciones. Además, es importante destacar el factor “estético” que conllevan estas mini incisiones

Existe un menor daño muscular

Disminución del dolor postoperatorio

Baja la probabilidad de infecciones y de fístulas de líquido cefalorraquídeo (las dos complicaciones más frecuentes en las cirugías de la columna vertebral)

La estancia hospitalaria se reduce, así como la rehabilitación posterior

  • Rápida incorporación a la vida cotidiana y laboral
  • Pronta alta hospitalaria (entre 24 y 48 horas después del procedimiento)

La cirugía de columna mínimamente Invasiva se encuentra en la actualidad en fase de evolución, reemplazando progresivamente a la cirugía convencional y reduciendo la morbilidad de los procedimientos con un porcentaje creciente de éxitos terapéuticos.

Autor Artículo: Dr. Alfonso Vega – Neurocirugía en Ciudad de Mexico.