Hipotiroidismo: un factor de riesgo para la infertilidad

En la actualidad se estima que al menos 10% de la población padece de alguna afección relacionada con la tiroides, siendo el hipotiroidismo la segunda causa de visita al endocrinólogo. Pero ¿Qué es y cómo tratarlo? ¡Aquí te lo contamos!

¿Qué es?

El hipotiroidismo es un padecimiento que está relacionado con la disminución de las hormonas tiroideas el cual suele presentarse de 5 a 10 veces más en mujeres que en hombres. Las causas más comunes por la que se desarrolla son por genéticatumoresreducción quirúrgica de la glándula tiroidesradiacionesalgunos medicamentos y falta de yodo en la dieta.

¿Cómo la identifico?

En el hipotiroidismo existen casos en los cuales no se presenta síntomas y otros en donde los síntomas pueden confundirse con los de otro padecimiento, pero que en conjunto podría indicar una probable insuficiencia inicial de la gandula tiroidea.

Los síntomas más comunes son:

  • Fatiga o debilidad
  • Aumento de peso
  • Intolerancia al frio
  • Depresión (con ello tristeza y apatía)
  • Disminución de la producción de lagrimas
  • Disminución del deseo sexual
  • Estreñimiento
  • Dificultad para concentrarse o memorizar
  • Hinchazón (cara, manos y/o pies)
  • Aumento de volumen en el cuello
  • Dolor articular

¿Cómo me afecta?

Este padecimiento está relacionado con la infertilidad tanto en hombres como mujeres, en los hombres se presenta una alteración en la producción, maduración y formación de los espermatozoides, además de provocar disfunción eréctil y deseo sexual. En el caso de las mujeres presenta problemas de ovulación e implantación embrionaria que puede ser provocada por la elevación de los niveles de la hormona prolactina. De igual forma aumenta las posibilidades de sufrir abortos y complicaciones en el embarazo.

Detección y tratamiento oportuno

El primer paso para una detección oportuna es la visita con un especialista en Endocrinología el cual diagnosticará el padecimiento además de apoyarse en otras especialidades como la Ginecología y Obstetricia para los casos con presencia de infertilidad.

Se realiza la determinación en ayuno de las hormonas tiroideas y en algunos casos se complementa con la determinación en sangre de anticuerpos anti-tiroideos y con ultrasonido de cuello. Aunque los límites considerados normales de TSH (hormona estimulante de tiroides) van de 0.45 a 4.5 mUI/ml, previo y durante el embarazo deben estar por debajo de 2.5 mUI/ml.

Una vez detectado el grado de hipotiroidismo es posible dar un tratamiento el cual consiste en sustituir de forma sintética a través de medicamentos las hormonas tiroideas que ya no se producen, la dosis dependerá de cada paciente y es completamente seguro, además de complementar con una dieta balanceada y alta en yodo.

Para aquellas pacientes que desean concebir, es posible, siempre y cuando se logré mantener controlado el padecimiento.

Autor Artículo: Dra. Judith Briseño Valdéz – Ginecología en Jalisto, México