Diálisis peritoneal (renal)

La diálisis peritoneal consiste en colocar un catéter en el abdomen, por el cual se administrará el líquido de diálisis peritoneal. Este líquido debe permanecer en el abdomen de 4 a 6 horas. El catéter es insertado en el quirófano o en la cama del paciente; en el quirófano puede ser con bloqueo epidural o anestesia general de acuerdo a las características del paciente (se requiere un catéter de diálisis peritoneal y una línea de transferencia). En la cama del paciente se puede poner anestesia local y a través de un trocar, aquí el paciente necesita no haberse sometido a alguna cirugía abdominal.

Cuando alguien va a someterse a una diálisis en primer lugar se le explicará qué es la insuficiencia renal, posteriormente el especialista le hablará de los tipos de diálisis para que el paciente elija el que más le convenga para después explicarle la técnica.

Tipos de diálisis

  • Diálisis peritoneal intermitente: el paciente asiste al hospital cada semana para realizar de 30 a 40 baños.
  • Diálisis peritoneal continua ambulatoria: el paciente y la familia son adiestrados para llevar a cabo la diálisis peritoneal en el domicilio de éste 4 veces al día.
  • Diálisis peritoneal automatizada: se realiza a través de una maquina cicladora, en donde por la noche se conecta al paciente para que la máquina trabaje y por la mañana se desconecta (todas las noches).

Recomendaciones

En el domicilio el paciente debe contar con infraestructura como piso y techo de concreto, servicio de agua potable, un lavabo para el lavado de las manos; la habitación debe de tener mobiliario mínimo: cama, buro y mesa de trabajo. Al tener este mobiliario mínimo se facilita la limpieza de la habitación.

Autor Artículo: Dra. Rosa María Zaragoza – Nefrología en Ciudad de México.