Día Mundial del Medio Ambiente

Los seres humanos somos artífices del medio que nos rodea; de esto depende nuestra evolución como especie y nuestro desarrollo intelectual, social, moral y laboral. Cuidar el planeta es una tarea mandatoria si deseamos respirar aire limpio y mantener una buena salud que nos permita lograr estos objetivos.

Sabido es que la contaminación ambiental es cada vez mayor. Este año, la Organización de las Naciones Unidas designó el 5 de junio como el «Día Mundial del Medio Ambiente». El lema que acompaña la decisión es «Lograr un planeta sin contaminación de aire».

Este evento global se lleva a cabo desde el año 1972, y su repercusión ha sido tal que se convirtió en una plataforma global de alcance público y replicada en todo el mundo.

En esta oportunidad, se ha elegido a China como país anfitrión para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente. Este país ha demostrado su liderazgo en el control de la contaminación ambiental gracias a un paquete de medidas elaborado a nivel nacional.

Este país asiático tiene la mitad de los vehículos eléctricos del mundoy el 99% de los ómnibus también son eléctricos. Este es uno de los ejemplos de los avances logrados, así como la reducción del 32% de la concentración de partículas finas en el aire en tan solo cuatro años.

Debemos tomar conciencia de la importancia que tienen la protección y el mejoramiento del medio en que vivimos, y ayudar a combatir este grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Se entiende por contaminación ambiental a la presencia en el aire de sustancias y formas de energía que alteran la calidad del aire y amenazan la salud.

La contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental que afecta la salud y se cobra alrededor de 7 millones de vidas cada año.

El aire contaminado mata, de manera prematura, a 800 personas cada hora en el planeta, y en el continente americano mueren aproximadamente 300 000 personas por año por la mala calidad del aire que respiran.

Si bien la contaminación del aire es causada en mayor medida por la actividad humana, debemos recordar también otras fuentes como las erupciones volcánicas, las tormentas de polvo, los huracanes y las tormentas eléctricas.

No existe región en el planeta que no sufra este mal, cuyo peligro está en aumento y tiene implicancias en la salud pública.El organismo humano se afecta al inhalar gases venenosos que circulan en el aire, sea en nuestra casa o en el medio externo (no solo en las ciudades, sino también en el campo). Las partículas grandes, de más de 10 micrones de diámetro, afectan la nariz, las partículas gruesas (entre 2,5 y 10 micrones) afectan la tráquea y los pulmones, y las partículas finas (de menos de 2,5 micrones de diámetro), los bronquiolos y los alveólos. Estos efectos adversos no solo afectan la salud individual, sino que también tiene consecuencias para la salud pública: aumentan las enfermedades alérgicas y afectan el sistema respiratorio superior (nariz, senos paranasales, laringe y trompa auditiva). Los grupos de mayor vulnerabilidad son los ancianos, los niños y las mujeres embarazadas.

Las vías aéreas inferiores responden también ante la agresión ambiental con Infecciones respiratorias crónicas como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón. También influye de manera negativa en las personas con enfermedades cardiovasculares.

Estos son algunos consejos que debemos tener presente:

  • Reducir el transporte individual y promocionar el uso de medios colectivos(el transporte representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono, que provoca casi 400 000 muertes prematuras cada año).
  • Tratar de separar la basura.
  • Promover el reciclaje.
  • Evitar el uso de bolsas de plástico.
  • No desperdiciar agua: debemos fomentar y promocionar el sistema de goteo, por ejemplo, para el riego de jardines.
  • Respetar los espacios naturales protegidos.
  • Construir viviendas conmateriales amigables e incluir aislantes térmicos, con el objetivo de disminuir el uso de la calefacción y del aire acondicionado.
  • Instalar paneles solares.
  • No trasladar a las especies fuera de su lugar de origen.
  • Minimizar el uso de químicos, fertilizantes y herbicidas.
  • Usar la menor cantidad posible de productos tóxicos para la limpieza del hogar y de nuestros ambientes de trabajo y esparcimiento.
  • Usar mascarillas en garajes,vías y estación ferroviarias y cabinas de peaje, entre otros lugares en que las emisiones de dióxido de carbono son más elevadas.
  • Limitar los gases de efecto invernadero de la industria y la ganadería.
  • Evitar la quema de basurales, a cielo abierto, porque liberan sustancias a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro, todos ellos elementos dañinos.
  • Controlar los incendios forestales.
  • Evitar los motores diésel en excavadoras, perforadoras y hormigoneras, todas máquinas que se utilizan en obras públicas (si emiten humo de color azul puede deberse al mal uso o falta de mantenimiento; si el humo es de color negro, se debe a que están funcionando a la máxima potencia).

La contaminación ambiental tiene una estrecha relación con el cambio climático, cuya consecuencia es la alteración de los sistemas ecológicos y biofísicos del planeta. En efecto, la temperatura global promedio aumentó 1 °C con respecto a la era preindustrial, y se prevé que continuará en aumento durante este siglo.

Depende de nosotros evitar unacrisis climática con consecuencias catastróficas.

Recordemos que tenemos que preservar nuestro medio ambiente y respetar nuestro ecosistema.