Medicina regenerativa en lesiones articulares. Una revolución para aliviar el dolor y restituir los tejidos dañados

Tengo las rodillas destrozadas y nadie me da un remedio. ¿Tendré que pasarme el resto de mi vida con este dolor?, ¿Ya no voy a poder practicar deporte?

La rodilla es la articulación de nuestro cuerpo que mayor desgaste tiene a lo largo de la vida, debido en parte a que soporta todo nuestro peso, y contribuye en todo movimiento que implique desplazamiento. Por eso es muy habitual a partir de los 35 o 40 años que exista un deterioro de la capa que recubre el hueso que se llama cartílagoy de la almohadilla que hay entre los huesos de la articulación que se llama menisco. Este desgaste se puede producir por una deficiente técnica en el desarrollo del ejercicio físico, por efecto postraumático tras fractura o accidente, o por el proceso natural de deterioro tras el paso de los años.

Esta afectación se traduce en dolor, inflamación local, dificultad en la realización de los movimientos e inestabilidad. El paciente nos dice que una vez que se levanta del asiento le cuesta mucho comenzar a andar o que tras un ejercicio moderado o un paseo ligero, el dolor aumenta y se hincha la rodilla (producido por un derrame intraarticular que da lugar a la sensación de tener una ocupación interior dentro de la rodilla, algo dentro que molesta), esa sensación obliga a detener la práctica deportiva y afecta considerablemente a la calidad de vida del paciente.

Dolor articulación - Artrosis

Pregunta: La población que sufre con sus rodillas, normalmente ha probado con todo, pero el dolor sigue ahí, constante, desde que te levantas hasta que te acuestas ¿qué posibilidades tenemos de encontrar una solución?

Normalmente para estos casos de artrosis, artritis o afectaciones de menisco, se recomiendan la toma de antiinflamatorios y analgésicos, que si bien tratan los síntomas no tratan el problema que los produce. En casos más graves la cirugía mediante el implante de una prótesis de rodilla es la única opción que se les ofrece a los pacientes, aún cuando sabemos que no es tratamiento definitivo (hay que cambiar la prótesis con el paso de los años) y que la rehabilitación posterior es larga y costosa además de ser muchos los casos en los que hay que reintervenir por quedar una micromovilidad en la prótesis que produce dolor, inestabilidad e inflamación articular.

Usted es especialista en Medicina Regenerativa. Para los pacientes es un término muy nuevo; y no entendemos por qué es mejor que todos los otros tratamientos que se vienen practicando hasta ahora. Para muchos afectados han supuesto una solución, si bien es cierto que otro porcentaje considerable de población sigue sufriendo el problema, ¿Qué tiene de diferente su propuesta?

Hoy en día, gracias a los avances médicos, contamos con una técnica muy novedosa y sencilla a la vez, que consiste en implantar dentro de la rodilla, células regeneradoras mezcladas con factores de crecimiento y/o otras sustancias de apoyo (que se obtienen tras una extracción de sangre o grasa).

La medicina regenerativa propone reparar los tejidos dañados utilizando mecanismos similares a los que de forma natural usa el organismo para la renovación de las poblaciones celulares que van envejeciendo y que deben ser sustituidas por otras que suplen su función.

Regeneración del tejido gracias a la medicina regenerativa

Está proponiendo un implante de nuestra propias células, ¿Eso evita el rechazo?, ¿cómo se garantizan unos buenos los resultados?

Este implante favorece la regeneración de tejido dañado, que se recupera de forma evidente, dando lugar a la desaparición del dolor y a la mejora en el movimiento. No hay posibilidad de rechazo porque es el propio material sanguíneo del paciente que contiene todo el potencial de crecimiento de unas estructuras sanguíneas que al llegar al cartílago lo recuperarán rápidamente.

En este sentido, las dos opciones más usadas hoy día son la utilización de SVF (fracción estromal vascular) obteniendo dichas estructuras desde el tejido graso del propio paciente o HSC (células madre hematopoyéticas), obtenidas por aféresis sanguínea (proceso de extracción de sangre en la que se separan desde un principio los diferentes componentes de la sangre). Este proceso de aféresis consigue una concentración más de 100 veces superior a una simple inyección de factores de crecimiento, por lo que los resultados son muy superiores en todos los sentidos.

¿Esta técnica sólo sirve para aplicar en la rodilla?, ¿Se puede recomendar para otras partes del cuerpo dañadas por artrosis y artritis?

La articulación más tratada con esta técnica es la rodilla ya que se trata de la articulación que más carga sufre tanto en la vida habitual como en la deportiva; pero también la hemos utilizado en articulaciones como la cadera, el hombro o las manoscon resultados muy beneficiosos para el paciente. Las lesiones tratadas con medicina regenerativa abarcan un amplio número de afectaciones de aparato locomotor como la artrosis, necrosis avascular de menisco o hueso, lesiones musculotendinosas, rupturas de fibras musculares y pseudoartrosis.

¿Esta técnica sólo sirve para aplicar en la rodilla?, ¿Se puede recomendar para otras partes del cuerpo dañadas por artrosis y artritis?

La articulación más tratada con esta técnica es la rodilla ya que se trata de la articulación que más carga sufre tanto en la vida habitual como en la deportiva; pero también la hemos utilizado en articulaciones como la cadera, el hombro o las manoscon resultados muy beneficiosos para el paciente. Las lesiones tratadas con medicina regenerativa abarcan un amplio número de afectaciones de aparato locomotor como la artrosis, necrosis avascular de menisco o hueso, lesiones musculotendinosas, rupturas de fibras musculares y pseudoartrosis.

Una pregunta frecuente es: ¿Cuánto debe de costar un tratamiento tan novedoso?

Siempre hay que aplicar el sentido común en los temas de salud. Resulta muy aventurado ofrecer unas tarifas sin antes tener un diagnóstico del paciente y que el especialista decida qué tratamiento necesita exactamente. Por eso lo recomendable es pedir una cita para una consulta de evaluación, de la que saldrá con un diagnóstico y el presupuesto para el tratamiento recomendado.

Autor Artículo: Dr. Juan Pedro Lapuente Fernández – Fisiatría en Zaragoza.