Las 5 preguntas más frecuentes sobre la menopausia

¿Qué es la menopausia y por qué se produce?

La menopausia es la fecha de la última regla.

El motivo de la menopausia es que los ovarios dejan de funcionar. Esto sucede alrededor de los 50 años.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

Los síntomas más frecuentes son los sofocos, que consiste en un aumento de temperatura en la piel, acompañados de palpitaciones y sudoración.

Las mujeres con menopausia deben acudir a su especialista de confianza.

¿Cuáles son las patologías derivadas de la menopausia?

En la menopausia se produce atrofia del tejido vaginal, causando sequedad, molestias con las relaciones, dolor… Además, favorece las infecciones urinarias y la incontinencia urinaria.

En cuanto a la esfera sexual, puede producirse una falta de libido a partir de que se dejan de crear las hormonas sexuales.

La falta de estrógenos también produce una pérdida de la masa ósea, que puede llegar a causar fragilidad en los huesos, facilitando las fracturas sin traumatismo.

Finalmente, la pérdida de masa muscular y el aumento del riesgo cardiovascular (porque cesa la protección estrogénica) son patologías asociadas a la menopausia.

¿Pueden prevenirse los síntomas de la menopausia?

Como siempre, es muy importante seguir una dieta sana y equilibrada, sin tóxicos como el tabaco o el alcohol. También se debe realizar ejercicio físico de forma regular y acudir a las revisiones médicas periódicas.

¿Qué recomendaciones pueden seguir las mujeres que recientemente han alcanzado la menopausia?

Es importante que sepan que existen soluciones para sus problemas. Hay múltiples técnicas y tratamientos para solventar las dificultades que se presentan asociados a la carencia hormonal.

Las mujeres con menopausia deben acudir a su especialista de confianza y hablar sobre sus molestias.

Se debe pedir ayuda en caso de sufrir sofocos, incontinencia urinaria, sequedad o dolor con las relaciones. También con la disminución de la libido o cualquier otro síntoma que pueda preocupar.

Técnicas con mucha experiencia en otras especialidades, como el láser vaginal, hidratación con ácido hialurónico o PRP, se han incorporado con éxito a la Ginecología y consiguen que la calidad de vida de los pacientes sea buena.

Autor Artículo: Dra. Lola López-Jaraíz – Ginecóloga y Obstetra en Santa Cruz de Tenerife.