Andropausia: el déficit de testosterona sobrevenido en el adulto

El término Andropausia se utiliza para hacer un paralelo con el femenino de la menopausia. Estas dos entidades son diferentes en su fisiología, evolución, pronóstico y efectos clínicos.

Cabe destacar que el déficit androgénico es gradual, se presenta en el 25 a 35% de los hombres y sólo hay una deficiencia parcial de andrógenos, no afectando en forma importante su capacidad de fertilización en ciertos casos, lo que es totalmente opuesto a la etapa de la menopausia.

La iniciación de la andropausia es impredecible y sus manifestaciones son sutiles y diversas. Existen dos términos sinónimos que pueden utilizarse como una definición del fenómeno:

  • A.D.A.M. (Androgen Deficiency Adult Male = Deficiencia de Andrógenos en el Hombre Adulto)
     
  • L.O.H. (Late onset hypogonadism = Hipogonadismo de Inicio Tardío)
     

Así, nos referimos a la Andropausia sin que éste sea un término correcto, al igual que cuando nos referimos al pie de atleta. Al describir los síntomas y signos del hipogonadismo tardío, muchos se sienten identificados con ellos, lo que explica su inespecificidad y éstos se pueden presentar por múltiples factores (estrés, hipotiroidismo, vida sedentaria, disfunción sexual…) o, simplemente, por un fenómeno fisiológico ligado a la edad.

¿Cuándo empieza la Andropausia?

El término “Andropausia”, como ya hemos señalado, no es un equivalente masculino de la menopausia, sino que lo utilizamos en sentido figurado para referirnos al Déficit de Testosterona Sobrevenido en el Adulto. Se debe mencionar que, en el varón, no se produce un cese definitivo de la actividad hormonal de los testículos, pero a partir de los 45 años en más del 38% de los hombres, la producción de hormona puede declinar, en algunos casos incluso antes y presentar trastornos sexuales, que pueden complicar la relación de pareja.

En la mujer, cuando se presenta lo que se conoce como menopausia, ésta conlleva al cese de toda actividad de los ovarios y por lo tanto de la menstruación. No es algo que suceda bruscamente, sino que viene precedido por un periodo de al menos, un año de perimenopausia o fase de transición, que transcurre desde cuando comienzan las alteraciones del ciclo menstrual hasta que desaparece completamente la regla, generalmente entre los 45 y 55 años y puede ser tan precoz que ocurra en torno a los 35 años.

A partir de los 45 años es normal que comience un declive en la producción de testosterona
 

¿Que produce la Andropausia?

Diversos estudios han demostrado que el paso de la edad se asocia a una menor producción de algunas hormonas, especialmente esteroides sexuales (andrógenos), hormona del crecimiento, melatonina y dihidroepiandrosterona (DHEA).

Se produce una disminución gradual de la testosterona con el transcurso de los años, pero no es comparable con la repentina caída de los estrógenos en la mujer. Esta disminución se aprecia a partir de los 40-45 años y es una disminución fisiológica. Los valores de testosterona, tanto la total como la biodisponible, disminuyen, en varones sanos, aproximadamente del 1 al 2% anualmente a partir de los 30 años.

Esta disminución en plasma de la testosterona es debida a cambios en el tejido testicular por el deterioro celular. El descenso de testosterona libre es consecuencia de la disminución en la producción de testosterona total junto al incremento de la globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG) y por lo tanto lo que es más importante esto conlleva a una disminución de la testosterona disponible o libre.

¿Cuándo se debe acudir a un especialista?

Generalmente el hombre es reacio a consultar, por temor a que sea un signo de debilidad o al pensar que su autoestima se verá afectada. Sin embargo, esta actitud puede tener unas consecuencias negativas en su relación de pareja, ya que ésta puede interpretar el bajo rendimiento sexual como un signo de desafección o infidelidad, ante esta situación se debe consultar al especialista.

El hombre que se encuentra en este estado, manifestará una pérdida de libido y a veces disfunción eréctil, y presentará como síntomas generales: una imagen negativa de sí mismo, baja tolerancia al estrés, angustia, ansiedad y trastornos del sueño, cansancio fácil y pérdida de energía vital, dificultad en la concentración, todo ello acompañado de pérdida de masa muscular con tendencia a la osteoporosis y aumento de la grasa abdominal, todo este policromatismo o constelación de manifestaciones, son razones de peso para consultar a un especialista.

Tratamiento de la Andropausia

Cuando en determinados varones, y debido a la suma de otros factores predisponentes, la situación clínica de hipogonadismo se hace evidente y repercute negativamente sobre la salud física y mental, se consideran pacientes.

Un diagnóstico temprano y un correcto tratamiento con la terapia hormonal oportuna mejorarán los aspectos psíquicos, físicos y sexuales del varón. Los hombres que, a partir de los 40-45 años, sufran con angustia los síntomas evidentes de la andropausia y se sientan más vulnerables, precisan el apoyo de profesionales expertos en la materia. El tratamiento sustitutivo permite múltiples vías de administración de testosterona que el médico elegirá según el caso y/o la preferencia del paciente.

Prevención de la Andropausia

Existe cierta seguridad que los síntomas y signos clínicos, y los valores de testosterona apuntan a un hipogonadismo tardío verdadero, el tratamiento sustitutivo se justifica por su adherencia al tratamiento con unos buenos resultados.

Aunque se podrían obtener resultados parecidos con cambios en la dieta, perder peso si existe obesidad, ejercicios, no fumar y eliminar el estrés como aconsejan algunos, pero en este caso existe un escaso porcentaje de rendimiento y adherencia a la terapia.

Autor Artículo: Dr. Angel Cunill Castro – Endocrinólogo en Madrid.