Impétigo: infección de la piel muy contagiosa en niños

El impétigo es una infección de la piel muy común causado por las bacterias Staphilococcus aureus y, con menor frecuencia, Streptococcus pyogenes.

¿Cuándo y dónde se produce el impétigo?

El impétigo es más común durante el verano, y puede propagarse con virulencia en entornos sanitarios o con hacinamiento.

El impétigo cursa con pequeños granitos de pus que evolucionan hacia costras - Top Doctors
El impétigo cursa con pequeños granitos de pus que evolucionan hacia costras

¿Cómo se puede contagiar el impétigo?

Se trata de una infección muy contagiosa y se transmite fácilmente de persona a persona, o mediante objetos contaminados.

¿Es grave el impétigo?

La mayoría de casos de impétigo son leves pero algunos casos generalizados pueden llegar a ser graves, por lo que es importante su pronto diagnóstico y tratamiento por parte del especialista en Dermatología infantil.

¿Cómo cursa el impétigo y cómo podemos sospechar que nuestro hijo lo sufre?

El impétigo no ampolloso empieza en forma de pequeñas pústulas o vesículas (granitos de pus) que evolucionan hacia costras doradas que recuerdan a la miel. La cara, sobre todo alrededor de la nariz, es la zona preferida, pero también otras zonas expuestas de las extremidades superiores o inferiores pueden resultar frecuentemente afectadas.

Así, el impétigo ampolloso comienza en forma de vesículas o ampollas que se rompen rápidamente, dejando un collarete de escamas. Las zonas con pliegues, como ingles y axilas, son frecuentemente afectadas, pero cualquier otra zona del cuerpo puede también desarrollar lesiones. Son ampollas muy frágiles que se rompen con el mínimo roce y son muy difíciles de ver.

Los niños afectados de impétigo suelen tener un buen estado general y solo manifiestan un ligero discomfort, a no ser que tengan afectadas grandes superficies. En la mayoría de casos el niño no sufre síntomas ni fiebre, pero se pueden palpar, en muchas ocasiones, adenopatías indoloras o ganglios.

¿Cómo se cura el impétigo?

El impétigo localizado se trata con pomadas antibióticas. Las formas más extendidas se deben tratar con antibiótico por vía oral o parenteral.

¿Hay forma de prevenir el impétigo?

Es importante que los niños, sus familias y los profesionales sanitarios lleven a cabo unas buenas medidas de higiene, lavándose con agua y jabón, o empleando un limpiador antibacteriano, o bien un producto desinfectante de manos de base alcohólica. Además, los objetos empleados deben ser limpiados de forma cuidadosa.

Autor Artículo: Miguel Casals Andreu – Dermatólogo en Barcelona